Logo

Cocina de Semana Santa, entre bacalao y torrijas

Semana Santa y sus mejores platos

Tras pasar la época de carnaval con entierro de la sardina incluido, comienza un período importante para los cristianos que se preparan para celebrar La Pascua. Las creencias religiosas han marcado desde siempre la gastronomía española y más todavía en fechas tan arraigadas como estas. 

La Cuaresma comienza con el miércoles de Ceniza y acaba 40 días después. Hace referencia a símbolos bíblicos como la prueba por el que pasó Jesús en el desierto de Judea o los días que duró el Diluvio Universal.

El ayuno y la prohibición de comer carne animal, acompaña a la preparación de la Pascua, que tiene relación a su vez con el calendario agrícola y la renovación de la tierra.

En el siglo XVIII, abstenerse de comer carne y todo lo que proviniera de ella como huevos, leche o queso y no comer pescado, era considerado señal de virtud. 

¿Qué alimentos típicos tenemos en Cuaresma?

Los platos de cuchara sobresalen sobre los demás. Platos muy nutritivos para enfrentarse al frío que suele acompañar a esos días. Básicamente hay varios ingredientes indispensables: el huevo, el pan, la verdura y el bacalao. Y para los dulces hay una estrella, la torrija.

¿Damos un repaso a estos sabrosos platos?

Los pescados, considerados alimentos fríos y puros en contraposición a la carne, complementan la dieta rigurosa de la Cuaresma.

Hoy, la gastronomía se ampara en esta época para seguir elaborando suculentos platos, principalmente sopas, caldos y guisos muy energéticos a base de verduras. Y entre sus ingredientes el bacalao, base de muchos de ellos y elegido por su fácil conservación y por ser el más asequible.

– Bacalao con garbanzos, espinacas y verduras. Un plato muy castellano, austero pero riquísimo.
– Buñuelos de bacalao
– Esqueixada de bacalao
– Tortilla de bacalao

Postres para relamerse

– Torrijas
– Leche frita
– Arroz con leche
– Natillas
– Buñuelos

¿De dónde provienen las torrijas?

Las torrijas son, posiblemente, los dulces más antiguos que se conocen. El término con el que la conocemos hoy proviene de tostar el pan, hacer tostadas o torradas.

Pero he aquí una curiosidad. Las torrijas, “rebanadas de pan fritas y untadas en miel” se solían dar a las parturientas. Entonces, ¿cómo se ha hecho plato típico de la Semana Santa? Al parecer no hay ningún vínculo especial hasta la segunda mitad del siglo XIX. Parece ser que empezaron a usar las sobras de pan para saciar el hambre en el tiempo de abstinencia de la Cuaresma y se quedó la torrija unida a ese período.

Ya estamos oliendo la canela y la boca se nos hace agua pensando en darle el primer mordisco a esa exquisita torrija.

En todo caso, venga de donde vengan, todos estamos deseando que llegue esta época para poder disfrutar de un postre tan rico y sabroso como este… sin tener que dar a luz.

Si continúas navegando en nuestra web consideramos que estas de acuerdo con nuestras políticas de cookies. Más Información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close