Logo

La cocina tradicional es cultura e historia

La cocina tradicional, un patrimonio intangible, riqueza de cada pueblo

Si en una conversación sale el término “cocina tradicional” seguro que, aunque estemos en el centro de una gran reunión de negocios, nada podrá impedir que nuestro estómago se contraiga y que nuestra boca empiece a paladear de forma instintiva ese sabor que de repente recordamos y ya deseamos. ¿Qué tienen esas palabras que provocan esa reacción?

La cocina tradicional engloba miles de capas que encierran conceptos alejados y conectados a la vez. Es cultura e historia. Las técnicas empleadas en el pasado para encontrar, procesar, preparar, servir y consumir los alimentos cambian según las culturas y se convierten en un hecho social complejo. Es parte de un patrimonio intangible, riqueza de cada pueblo.

Debemos conocer la historia de la gastronomía para saber sobre sus orígenes, qué costumbres había y qué circunstancias rodearon su nacimiento como tal. Sin embargo, la cocina tradicional, la que se cocinaba en cada casa, quedaba siempre escondida y oculta como las vidas transparentes de sus habitantes. Lo importante antes del siglo X era sobrevivir, de qué y cómo… nunca lo fue.

A partir de entonces se fueron teniendo datos de platos e ingredientes gracias a lo que se recogía en la literatura, con pocas referencias documentales. Luego se unieron nuevas propuestas con la cocina de árabes y judíos dentro de nuestras fronteras. Se unió en este trayecto paralelo a la historia política y social, el descubrimiento de nuevas especies y su cultivo, aumentando los materiales e ingredientes para cocinar. A ello se unen las posteriores influencias francesas, italianas, aportaciones de las cocinas de las monarquías europeas hasta llegar a finales del siglo XIX, donde se empieza ya a contemplar la propia identidad de la cocina.

Los países europeos aportan sus costumbres alimentarias que unidas a las nuestras propias crean este concepto único: la cocina tradicional. Se puede decir Quizás no sea un error decir que es una mezcla de las costumbres sociales, económicas y productivas de las comunidades que fueron poblando toda la península hasta que se adquirieron su propia personalidad.

Ahora, la cocina tradicional española es conocida en todo el mundo, incluso se reconocen los platos regionales característicos de cada zona. Y no se queda ahí su evolución ya que en la cocina tradicional se incorporan nuevos sabores y técnicas. Es la innovación que ya está imbricada en la cocina. Los consumidores marcan sus gustos y la cocina evoluciona con ellos y para ellos. Ingredientes ecológicos, acordes a la sostenibilidad del entorno, interés por el bienestar animal, platos saludables con los mejores sabores y cocina de vanguardia.

Todo ello ahora es nuestra cocina, la que dentro de poco seguirá siendo nuestra cocina tradicional que nos llega de la mano de verdaderos expert@s cociner@s que inundan todo con su creatividad y su nuevo estilo.

Todo ello, es nuestra cocina, compleja y sencilla a la vez y que deseamos siempre disfrutar de la forma más tranquila y agradable posible.

Eso lo sabe Lar de Domingo, que cuida hasta el extremo los mínimos detalles para que puedas disfrutar con calma sus mejores platos.

 

Si continúas navegando en nuestra web consideramos que estas de acuerdo con nuestras políticas de cookies. Más Información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close